Ultimas
Inicio » Chiapas » Ayotzinapa: la necropolítica en México
Ayotzinapa: la necropolítica en México

Ayotzinapa: la necropolítica en México

Tuxtla Gutiérrez, Chiapas. 9 de junio. Como “el uso y administración de la muerte para la explotación de recursos naturales”, definió la necropolítica el escritor Félix Santana, esto al presentar el libro “La guerra que nos ocultan”, y explicar el contexto en el que se dio la desaparición de los 43 estudiantes normalistas de Ayotzinapa, Guerrero, y el asesinato de tres más entre ellos Julio Cesar Mondragón Fontes, quien brutalmente asesina y desollado su rostro. La exposición del texto se realizó en las instalaciones de la Escuela Normal Rural Mactumactzá, en la capital chiapaneca.

“¿Qué más me pueden hacer después de tanta saña y brutalidad?”, externó Doña Afrodita, mamá de Julio Cesar, al dar la autorización para que las imágenes de su hijo fueran expuestas en el libro y difundirlas para evidenciar la violencia de que fue objeto la noche del 26 de septiembre de 2014, compartió Santana. “Los muertos no sangran, los vivos sí”, es la frase con la que especialistas forenses independientes explicaron la forma con la que a Julio César, le fue arrancada la piel del cuello, rostro y cabello, es decir que lo desollaron cuando aún estaba vivo, señaló el autor.

Aunado a ello el 90 % de sus huesos fueron fracturados y el ojo izquierdo arrancado, abundó Félix, quien enfatizó que tal acto no lo pudo hacer la fauna del lugar como lo aseguró la versión del gobierno, sino que se trata de un corte perfecto, realizado técnica especializada. El acto de dejar el cuerpo sin vida de Julio César en un lugar visible y evidenciar la violencia con la que fue asesinado tiene la finalidad de “infundir temor”, añadió.

Es en este contexto de “brutalidad”, al que se enfrentan las luchas en México, aseguró el originario del Estado de México. El patrón de conducta del Estado, empresas y crimen organizado es el de asesinatos, despojo, levantones y desplazamiento de comunidades explicó Santana. Tres cuartas partes del territorio nacional están concesionadas a empresas extractivas, pero para acceder a los recursos naturales, las compañías y los gobiernos están despojando a núcleos campesinos e indígenas que oponen resistencia, señaló el escritor.

“Enciendan la llama de la exigencia”, por la aparición con vida de los normalistas, así como castigo a los culpables convocó Santana. En el caso de la Normal de Ayotzinapa, en Iguala Guerrero, la escuela se encuentra en un contexto donde operan las empresas mineras y el crimen organizado por lo que se encuentra altamente vulnerable, recordó. Por ello Félix llamó a no olvidar y no ser cómplices con el silencio, sino que cada día y en especial cada 26 de mes, exigir justicia, y ser “la primera generación de mexicanos en ver a un presidente enjuiciado ante un tribunal internacional”, en referencia al ejecutivo federal Peña Nieto, quien hasta la fecha continúa defendiendo la tesis de que los estudiantes fueron incinerados en un basurero, versión refutada por organismos como la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y Médicos Forenses Independientes de Argentina.

En este sentido, como ejemplo de la violencia de esta guerra hacia grupos que se le resisten y la relación con el normalismo rural que el autor señala en su libro, al mismo tiempo que se realizaba la presentación de la obra, alumnos de la Escuela Normal Rural “Vasco de Quiroga” de Tiripetío, Michoacán, sufrieron la agresión por parte de la policía del estado de Aguascalientes cuando regresaban a su entidad después de haber viajado a tierras hidrocálidas para sumarse a la defensa que las estudiantes de la Normal de Cañada Honda “Justo Sierra Méndez”, hacen de su escuela.

Tras el intento del gobierno de esa entidad federativa de reducir la matrícula de ingreso y la política de convertir lo que desde su fundación ha sido una escuela de mujeres en una normal mixta cuando no hay las condiciones materiales, sobre todo en la infraestructura del internado, para que ello se lleve a cabo. Lo anterior ha sido visto por las normalistas de Cañada Honda como una amenaza directa de cierre paulatino de su escuela por lo que han sostenido una férrea defensa de su alma matter, a lo que el gobierno del estado ha respondido con un fuerte hostigamiento policíaco, corte de energía eléctrica y de sus raciones alimenticias. En este contexto, estudiantes de normales rurales pertenecientes a la Federación de Estudiantes Campesinos Socialistas de México (FECSM) se solidarizaron con sus compañeras normalistas apoyando en la custodia de las instalaciones de la escuela normal. En redes sociales se denunció el ataque a los normalistas de Tiripetío, Michoacán donde más de 30 alumnos resultaron lesionados, 10 de ellos con heridas graves.

Video: Félix Santana, uno de los autores de “La guerra que nos ocultan”, en la presentación de su libro en la Escuela Normal Rural Mactumactzá, Chiapas.

Acerca de POZOL COLECTIVO

Comments

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *

Scroll To Top