Ultimas
Inicio » Internacional » America » “El pueblo mapuche no amenaza, actúa”

“El pueblo mapuche no amenaza, actúa”

ENTREVISTA | JUANA CALFUNAO, ‘LONKO’ (JEFA POLÍTICA MAPUCHE) DESTACADA POR SU LUCHA CONTRA LOS CERCAMIENTOS DE TIERRAS

“El pueblo mapuche no amenaza, actúa”

La defensa de la tierra y de su gente han caracterizado la vida de Juana Calfunao. Su paso por Madrid con motivo del I Congreso Internacional de Ecofeminismo no dejó indiferente a nadie.
Belén Macías Marín (Redacción)
Viernes 16 de diciembre de 2011.  Número 163
Juana Calfunao
Foto: Álvaro Minguito

Aterrizó en Madrid el 15 de octubre y se fue directa a Sol después de 20 horas de viaje. Entre la multitud, se abría paso con facilidad con su indumentaria indígena observando encantada las manos en alto. Al día siguiente, la Lonko [jefa política mapuche] Juana Calfunao entraba en el Hotel Madrid recién ocupado y le daba un mensaje a la asamblea: “Lo que al pueblo se le ha quitado, el pueblo lo recupera”. Las caras de fascinación blanca por los pueblos originarios no daban crédito ante la interrupción perpetrada por una mapuche de carne y hueso. La aplaudieron más que a Susan Sarandon en Occupy Wall Street.

Calfunao visitaba Madrid para coronar con su charla el I Congreso Internacional de Ecofeminismo, organizado por el Instituto de la Mujer y la cooperativa de género y comunicación Pandora Mirabilia. Esta líder es conocida por su lucha contra el cercamiento de tierras realizado por transnacionales y gobiernos en territorio mapuche, al sur de Chile, donde se han expandido latifundistas, empresas forestales y otras industrias como las salmoneras, las mineras, las celulosas y las represas hidroeléctricas (Endesa, SN Power de Noruega, Repsol YPF y ENAL Italia, entre las empresas europeas).

Criminalización de la lucha

Detenida en múltiples ocasiones desde los 14 años, en 2006 Calfunao se sometió a un juicio junto a otras personas por bloquear un camino que cruzaba ilegalmente su comunidad Juan Paillalef. Después de que le hubieran quemado tres veces la casa, se vio sentada en el banquillo; de modo que antes de abandonar la sala con la condena a cuestas, se dirigió al fiscal para darle con la mano abierta unas cuantas explicaciones. Las imágenes de la gresca dieron la vuelta al mundo (búsquenlas al comienzo del “Mensaje de la lonko Juana Calfunao en el Día Internacional de laMujer”, valen la pena). “El juez me trató de delincuente, de jefa pandillera, y ningún miembro de la comunidad mapuche puede aceptar que un winka [blanco] que llegó ayer con una mano delante y otra detrás, llevando sus códigos civiles y penales para judicializarnos y criminalizarnos, menoscabe la imagen de una mujer, de una autoridad mapuche. Nos pegaron bastante, pero nosotros también golpeamos, porque en la vida hay que defenderse”, explica Calfunao. El resultado fue una condena de seis años y medio, reducida a cuatro gracias a la presión internacional, y que Juana terminó de cumplir hace unos meses.

La Lonko es cofundadora de la ONG Comisión Ética contra la Tortura y del Defensor Autónomo Mapuche, aunque no parecen interesarle los cargos. De hecho, se jacta de haber rechazado uno ofrecido por la ONU para la defensa de los pueblos originarios. “Mi lugar está con los míos”, nos dice, “mira Bachelet, esa mujer asesina, genocida, que persiguió y mató a mujeres mapuches, se ha ido a la ONU a blanquear su nombre con un gran cargo para proteger a las mujeres [en la actualidad la expresidenta de Chile dirige la agencia ONU Mujeres]”. Las reivindicaciones territoriales y las luchas contra la pérdida de los recursos naturales de este pueblo han sido tradicionalmente judicializadas y criminalizadas, con la aplicación injustificada de leyes antiterroristas y la celebración de juicios simultáneos ilegales, en los que actúa un tribunal civil y otro militar sobre la misma causa. “Nuestro único delito es defender nuestra tierra, obligar al Estado a que nos respete para que nuestros hijos se puedan criar en plenitud. Y nos llaman terroristas. Nosotros le hemos dicho al Estado y a las transnacionales que ellos son los únicos terroristas, que ingresaron mediante la violencia y se apropiaron ilegalmente de nuestras riquezas, algo que ha pasado milenariamente y que se agudiza en los últimos tiempos, cuando la historia se repite”, explica Calfunao. Y advierte: “Además, nunca hemos autorizado a ningún chileno para que sea administrador de nuestras tierras. Por tanto, el Estado chileno no tiene injerencia legal sobre el pueblo mapuche. Y mi mensaje también para los que quieran invertir su dinero en nuestro territorio: su dinero no tiene garantías en territorio mapuche, allí no está segura su plata, desde antes se lo advierto, el pueblo mapuche no amenaza, actúa, ataca nomás”.

A la vanguardia ecológica

Para Calfunao el pueblo mapuche es ecologista “desde hace miles de años”. “Pienso que la buena vida está en los pueblos originarios, y que la humanidad va a volver a nuestras formas de vida. Somos la muralla humana que resiste para preservar el oxígeno, el agua, la biodiversidad. No tenemos que consumir ni hacer lo que ellos dicen, sino producir nuestros propios alimentos y ropa, etc. Hay que enseñarle a la gente con poder a ser sensible y humilde, no altanera como ahora”, dice la Lonko. Asegura que hombres y mujeres mapuches tienen las mismas tareas, de igual a igual: “Nosotras salimos en las luchas con ellos y los hombres ayudan desde el momento en que engendran a su hijo; eso lo hacen juntos y también hacen juntos la crianza, el lavado, tejen, etc.”. Estas mujeres y estos hombres persiguen en la actualidad objetivos muy concretos.

“No tenemos que hacer o consumir lo que dicen los poderosos; hay que enseñarles a ser humildes, no altaneros como ahora”

Para empezar, acabar con la certificación de la madera chilena, “que nadie en el mundo la compre, porque esa madera está manchada con sangre”; evitar que el Parlamento chileno siga legislando sobre el pueblo mapuche y conseguir autonomía, libertad y un Gobierno propio, “porque no puede ser que yo, siendo mapuche, ande con pasaporte chileno”. También reclaman su existencia en número en el censo. “Llevamos siglos siendo 1.200.000 mapuches, pero debemos de ser cerca de cuatro millones, el 3% de la población”. Y recuperar las tierras; que se desmilitaricen, “recuperar la tranquilidad”, resume Calfunao.

 

Diagonal Periodico

Comments

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *

34.206 Spam Comments Blocked so far by Spam Free Wordpress

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Scroll To Top